viernes, 14 de junio de 2013

Cosas que ni yo olvido.

Hay en la vida gratos recuerdos, cosas que incluso crean anhelo por repetir esas experiencias: un amor, un viaje, un instante.
Es tal el deseo de rememorar, que recurrimos a las grabaciones, fotografías o solo un audio.
Hay quienes tienen la dicha de gozar de una "memoria fotográfica". Esos que en alguna reunión sacan a relucir tus bochornos más grandes. Y que más da, uno termina por reírse.
Otros tienen una memoria más selectiva, recuerdan lo que les conviene. Esos que recuerdan cobrar y no pagar, esos.
Otros más tienen una memoria prodigio para cálculos, esos que pudieran recordar cada capítulo de CSI en cualquier locacion y cometer el crimen perfecto sin inconvenientes.
Y yo, soy una categoría aparte.
Olvido cosas triviales e importantes.
Olvido mis sueños tan pronto abro los ojos.
Olvido instantes, incluso compromisos.
Tal parece que desarrolle amnesia de un tipo peculiar.
Me gustaría saber por qué.
Y a pesar de ello, no olvido personas.
Me hayan cambiado o no.
Me hayan herido o no.
Sólo eso.
Y sí alguna persona lee esto, no la olvidare.
Siempre y cuando no haya olvidado publicarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario