viernes, 26 de julio de 2013

Un café..

El mismo lugar de siempre, me siento sola en una mesa con una taza de café espumoso, veo como las gotas de lluvia resbalan por la ventana; me gusta el clima, sin embargo me llena de nostalgia. Mis manos se aferran a la taza, hace frío, hace rato que espero que alguien llegue, pero el tiempo pasa y cuando estoy a punto de tomarme el café aparece ese alguien. El café se mantiene caliente mientras conversamos, hasta que finalmente el café se enfría; la persona se retira. Vuelvo a quedarme sola, mi café esta frío, me voy yo también, pero decido volver mañana con la esperanza de ver a ese alguien volver..
Ese alguien puede referirse a una o muchas personas...
A veces vuelven, otras no.
Sin embargo sigo yendo al mismo sitio una y otra vez, con la misma esperanza... Pero, quizás ya sea hora de levantarme, irme, olvidar el café y no volver.. Quizás ese alguien vuelva y no me encuentre, puede que se decepcione, me sentiré mal, pero igual es solo una suposición porque lo más seguro es que no vuelva y supongo que será feliz y yo también...
No seguiré esperando, caminaré sin parar... quizás en algún lugar, también este alguien aferrado a una taza de café esperando por mí... Y si no, en el espejo siempre habrá alguien para mí..


No hay comentarios:

Publicar un comentario