lunes, 7 de diciembre de 2015

Otra noche  que no puedo dormir. Estoy pensando en todo, en nada, en la vida, en ti.
¿Por qué reapareciste en mi vida, cuándo ya ni me acordaba de ti? Volcaste mi mundo, despertaste las mariposas que pensé estaban extintas en mí. No dejo de pensar en ti, no sé porque me afectas así, cuando sé bien que no tienes ni una  pizca de interés en mí. Qué manía de ese ser que lanza la flecha de apuntar en una sola dirección. ¿Tanto le hicieron daño, que ahora su único pasatiempo es hacer a la gente infeliz?  Bah, que  más da, que se haga su voluntad y que me deje en paz. No quiero pensar, ni imaginarme cosas que no van a pasar o quizás; no, no, nada de tal vez o quizás, nada de tomar vuelos donde el aterrizaje terminará en crash..  Mejor ocupar la mente en cosas que  me alejen de la fantasía y la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario