sábado, 1 de diciembre de 2012

Hola Diciembre...



Llegó el mes más -estresante, hipócrita, triste y comercial- bonito del año.
Si bueno, cuando yo era niña este mes solía gustarme mucho, no solo por los regalos si no porque compartía      con toda la familia, la cena era especial y siempre recuerdo una vez que pedí al niño Jesús un televisor y cuando me desperté solo tenía en mi cama un maki club (un estuche de maquillaje) y recuerdo que casi lloro, entonces fui a la sala donde estaba mi mamá con mi abuelo y ahí estaba la caja grandota con mi televisor; mis ojos se iluminaron y aunque en ese momento solo me emocione por el regalo, hoy recuerdo la sonrisa de mi abuelo y me gustaría devolver el tiempo con tal de verla de nuevo.

Algunos años pasaron cosas parecidas, compartíamos pa allá y pa acá, llegaban los regalos el 24 luego de las 12 y así... Pero luego, bueno crecí, aún seguía celebrando la navidad, montando el arbolito, haciendo hallacas y esas cosas, pero la verdad es que estos últimos años no he sentido esa "magia" que tenía cuando era niña... Y este año llegue a la conclusión de que diciembre me da igual, esta estresante, no puedes salir a la calle porque la gente anda loca, gente que ni se acordaba que tu existes aparece, que si compra esto, que si lo otro, no se, creo que prefiero que así como llegó de rápido también se vaya.. ¿Por qué?  no lo se... Quizás solo quiero que se vaya este año... ha sido patético en varios aspectos y entendí cosas que debí haber entendido hace mucho tiempo... solo no me siento cómoda... quisiera tener cinco años otra vez y ver esa sonrisa que tanto extraño...

De alguna manera buscaré felicidad este mes...




Andre

1 comentario:

  1. Entiendo el sentimiento, muchas veces para mi solo es un mes lleno de tristeza, que me recuerda a todas esas personas que ya no están aquí :'(

    ResponderEliminar